Por el Dr. en Naturopatìa Vìctor A. Bianco

La gravedad de la gripe porcina: o gripe A: H1, N1, de la gripe aviar o de la gripe humana, depende de las defensas del individuo y del grado de intoxicaciòn producido por la alimentaciòn inadecuada que lleva la mayorìa de la gente: exceso de carnes de todas clases( de vaca,pollo,pescado,etc.),fiambres y embutidos, mucho queso, manteca, margarina. alimentos envasados y desnaturalizados por

la industria alimentaria por motivos comerciales, sin vitaminas, minerales , fibras vegetales y enzimas: productos elaborados sobre la base de harina blanca, arroz blanco, azùcar refinado,etc. y falta de alimentos protectores de la salud: ensaladas y frutas crudas, verduras y hortalizas,  cereales integrales,, etc., que son los  que nos dan inmunidad contra las enfermedades.

La mejor manera de prevenir la gripe de cualquier clase que sea, es utilizando “la tercera medicina”, que es “la medicina de la alimentaciòn”  que  recomendaba Hipòcrates en uno de sus aforismos: “Que tu alimento sea tu medicina”.

La alimentaciòn natural y biològica complementada por  otras pràcticas saludables como el ejer- cicio o trabajo moderados ,con el reposo adecuado y evitando el estrès,  mejoran el “terreno orgànico” y nos otorgan una efectiva inmunidad natural mucho màs segura que la inmunidad artificial  de las vacunas , como afirmaba el Premio Nobel de Medicna Alexis Carrel. 

El virus de la gripe porcina es una combinaciòn de virus de gripe aviar, porcina y humana.

Los virus son agentes infecciosos mucho màs pequeños que las bacterias o microbios. Los virus filtrables son son los que pasan a travès de los filtros de porcelana. Su tamaño oscila entre dos dècimas y un centèsimo de micra ( la micra o micròn es la milèsima parte de un milìmetro), por ello los barbijos no ofrecen una barrera eficaz para impedir el paso de los virus.Los barbijos pueden servir para que las personas enfermas no contagien a los demàs.

Los virus, para vencer las defensas que le oponen los anticuerpos, efectùan mutaciones o cambios y se transforman en otros  de diferentes caracterìsticas .Un virus A, puede transformarse en un virus B o C.  La cepa gripal A, de la gripe porcina, està en constante mutaciòn, por ello no no hay vacuna especìfica para un virus determinado,ni existe, por ahora, una vacuna eficaz contra los diferentes tipos de gripe. .Los antibiòticos no ejercen ninguna acciòn contra los virus.

Las vacunas y antivirales  que se comercializan son de dudosa efectividad  y tienen severas contraindicaciones. No existe ningùn remedio especìfico contra la gripe.

La importancia del “terreno”

“Terreno”es sinònimo de organismo cuando se trata  de la influencia recòproca entre èste y los agentes  infecciosos. Como ocurre con los microbios, tambièn en el caso de los virus, lo iomportante es el “terreno” donde ellos van a vivir y proliferar. Pasteur le daba màs importancia al microbio como agente capaz de provocar enfermedades. En cambio,  Claude Bernard, sostenìa que

lo màs importante era el “terreno”. Antes de terminar su vida, Pasteur reconociò  que lo màs impor-

tante  es el “terreno”.

 Las cèlulas intoxicadas  por errores en la manera de alimentarse y de vivir, ofrecen un “terreno” favorable  para la penetraciòn de los virus. Todo lo contrario ocurre con las cèlulas  sanas y libres de tòxicos. Los virus no pueden penetrar en ellas pues no encuentran un terreno apropiado para su proliferaciòn..

Se sabe que la gripe porcina se originò en Mèjico donde habìa un millòn de cerdos amontonados y pèsimamente alimentados. Algo parecido ocurre en los criaderos de pollos. Por lo tanto, no convie-

ne comer carne de cerdo o de pollo, porque aunque se cocinen , conservan el “terreno” adecuado para que los virus puedan vivir y reproducirse  y  pueden contagiar si provienen de animales enfermos, cuando se las manipula en estado crudo, antes de cocinarlas.

 Còmo evitar la apariciòn de la gripe porcina  o gripe A

Cuando aparecen los primeros sìntomas de la gripe porcina, que son similares a los de la gripe humana, en especial la fiebre, no perder tiempo esperando  que se declare la enfermedad. Seguir las indicaciones que daremos a continuaciòn, que son aplicables a cualquier enfermedad de comienzo febril. La fiebre es  una de las primeras manifestaciones de defensa del organismo, pero hay que lograr por medios naturales que desaparezca lo màs pronto posible. para no debilitar al enfermo. Es-

tos medios naturales son sencillos y estàn al alcance de todos, mejor si se aplican bajo la direc-

ciòn de un profesional naturista  o partidario de las terapias naturales

Lo esencial en todo caso de gripe es el reposo, la dieta hìdrica (tomar solamente lìquidos) , espe-

cialmente si hay fiebre, y la limpieza intestinal.

Por lo tanto, apenas aparecen los primeros sìntomas, acostarse y no levantarse  hasta que la len-

gua se limpie y desaparezca la fiebre.

Tomar solmente lìquidos: jugos de frutas (de mandarinas, naranjas, pomelos, jugo de zanahoria

y manzana, caldo de verduras y hortalizas ( no en cubitos), agua de cocciòn de ciruelas secas, manzanas y peras, tès de hierbas medicinales, cafè malta, cascarilla, mate cocido y agua con jugo

de limòn, que se pueden endulzar con miel.

Tomar dos litros de lìquidos por dìa en total ( un litro a la mañana y un litro a la tarde). Tomar por

lo menos una taza de los lìquidos indicados cada dos horas ( siete tazas en el dìa).

Mientras dure la fiebre aplicar dos enemas por dìa con agua hervida  entibiada, con una cucharadita

de sal marina por litro de agua, una a la mañana  y otra a la tarde o tomar cada mañana una cuchara-

da de aceite de ricino ( y otra a la tarde si fuera necxesario) y aplicar compresas con una tela de algodòn de varios dobleces , mojada en agua frìa y exprimida, y colocarla sobre el vientre cu-

brièndola con una toalla seca. Repetir esta operación mientras dure la fiebre.

Despuès de la fiebre, si hay apetito, alimentarse con sopas de papas, arroz, avena arrollada y horta-

lizas: zanahoria, calabaza, acelga, remolacha, cebolla, etc.,ensaladas y frutas crudas o cocidas en compota, algunas nueces o un huevo para reemplazar las carnes, continuando luego con una alimen-

taciòn vegetariana como la que aconsejamos  en nuestra obra “La cocina de la salud” para adquirir

inmunidad contra las enfermedades  y vivir con màs salud y alegrìa.

Ahora que sabemos prevenir y evitar la gripe porcina  o gripe A  y cualquier tipo de gripe desde

que aparecen los primeros sìntomas, podemos estar libres del miedo  que por intereses comerciales

se difunde por todos los medios de comunicaciòn, “El conocimiento es poder”.