1. 1.      Bolsas plásticas. Las bolsas de comercio fabricadas con polietileno y polipropileno aparecieron en la década del 70 y desde entonces han tenido una aceptación generalizada y muy importante por parte del público por las ventajas que tienen comparando con los materiales alternativos.  Debe tenerse en cuenta que la cantidad de hidrocarburos destinada a la producción de bolsas plásticas representa solo una pequeña fracción, mucho menor que el 1%.  Una bolsa chica de supermercado pesa entre 5 -7 g y puede soportar una carga de hasta 10 Kg de mercadería, es decir 1700 veces su propio peso. Ningún otro material usado comercialmente llega a estos valores de eficiencia mecánica. 

 

 

VENTAJAS

 

 

DESVENTAJAS

 

Resistencia (una bolsa puede llevar 1700 veces su propio peso en mercadería

 

 

Obstruyen cloacas

 

Bajos costos

 

 

En mares y ríos afectan la salud de animales

 

Brillo y transparencia (atractivo comercialmente)

 

 

Pueden durar cientos de años en rellenos sanitarios

 

Para su elaboración se utilizan mínimos recursos (sólo el 2% del gas natural de petróleo producido en el país se utiliza para su elaboración)

 

 

Se produce a partir de fuente no renovable

 

Ocupa un mínimo espacio en los rellenos sanitarios

 

 

 

 

 

En la actualidad existen tres grandes grupos de bolsas biodegradables:

 

  1. 2.      Con respecto a las bolsas de papel, éstas son bien conocidas por lo que no hace falta comentar sus características. El producto no sólo es biodegradable sino también fácilmente reciclable, y en algunos casos, reusable.[1]

 

 

VENTAJAS

 

 

DESVENTAJAS

 

No son tóxicas

 

El papel compactado en los rellenos sanitarios no se biodegrada dado que no existen las condiciones básicas de la biodegradabilidad tales como humedad, aire, microorganismos aerobios, temperatura, acidez, etc. [2]

 

  Se rompen con facilidad y es difícil reutilizarlas

 

  Si se optara por el uso de las bolsas de papel se produciría un aumento de seis veces del peso del envase, con relación a las bolsas plásticas, y se ocuparía diez veces más espacio en el relleno sanitario

 

  Las bolsas de papel, cuya fabricación y distribución consumen más energía y liberan más gases invernadero que las de plástico.

 

  La mayoría de los consumidores vuelven a usar las bolsas de plástico como bolsas de residuos. De no haber bolsas gratis en los comercios, el consumidor se vería forzado a comprarlas.

 

  Mayor uso de celulosa
  Mucho más costosas que las bolsas plásticas

 

 

 

  1. 3.      Las bolsas denominadas bioplásticas. Están hechas de polímeros fabricados a partir de materias primas naturales (como azúcar, almidón, celulosa, patatas, cereales, melaza, aceite de soja, maíz, etc.), que son procesadas por organismos vivos (hongos, bacterias o algas). Tiene la misma resistencia y rigidez del plástico normal, por lo que se usa en embalajes y envases. Estos materiales requieren de un ambiente microbiano bastante activo antes de degradarse. Algunos se degradarán totalmente cuando encuentren las condiciones óptimas para hacerlo, pero otros simplemente se perforarán, y el componente plástico en ellos tal vez no desaparezca nunca. Los plásticos degradables a partir de almidón se degradan por un proceso llamado HIDRODegradación, el cual emite dióxido de carbono rápidamente a la atmósfera.

 

 

VENTAJAS

 

 

DESVENTAJAS

 

Se realizan a partir de recursos renobables

La principal desventaja actual es el costo de producción y el precio, que suele ser mayor que los plásticos sintéticos. (Alemania fomenta este material)

La materia prima (la que es renovable) juega un papel muy importante en la fabricación de los bioplásticos, y con ellos, la agricultura obtiene todo un nuevo mercado de alimentos

 

 

 

  1. 4.      Las bolsas de polietileno degradables se producen gracias a la presencia de un componente que permite su sana descomposición: un ion metálico (aditivo) que es inyectado a la mezcla de polietileno en el último momento. Se degradan bajo y durante un proceso llamado OXO-Degradación. La adición de este producto cambia el comportamiento del plástico y su degradación comienza inmediatamente después de su fabricación y se acelerará cuando se expone al calor, luz o estrés.

Este proceso es irrevocable y continúa hasta que el material se ha reducido a nada más que dióxido de carbono, agua y humus. No deja fragmentos de petropolímeros en el suelo, ya que será consumido por bacterias y hongos después que el aditivo haya reducido la estructura de la molécula a niveles (sub 40,000 Daltons) que permite a microorganismos vivos acceder al carbono e hidrógeno en ella contenidos. El material ha dejado de ser un plástico y se ha convertido en fuente de alimento.

Las variaciones en la concentración del aditivo son las que le permiten a los fabricantes determinar las expectativas de vida de la bolsa y, por lo tanto, su uso. Se lo considera degradable más que biodegradable porque no depende de la acción catalítica de organismos vivos para su descomposición. [3]

Por otra parte, estos plásticos no emiten gas metano cuando se los dispone en rellenos sanitarios.

De acuerdo con un reporte presentado al Gobierno Australiano por la Nolan-ITU Consultancy en Septiembre del 2003, una ventaja de este material es que puede compostarse junto con la basura orgánica, pues no alterará el producto final. El compost producido es un recurso valioso para el agro, dado que el plástico oxobiodegradable (a diferencia del plástico a partir de almidón) suelta el carbono lentamente y de manera controlada, por lo que produce un compost de alta calidad.

Pruebas de eco-toxicidad han demostrado que el plástico oxobiodegradable no tiene efectos adversos inmediatos o acumulativos en el suelo, ya sea del plástico mismo o de peroxidantes, plastificantes, surfactantes, pigmentos, metales o lubricantes presentes. Los elementos principales de estos materiales son biodegradables por naturaleza y las trazas que de ellos queden después de la degradación están presentes en mínimas partes por millón (algunas veces por billón), razón por la cual no hay riesgo de que se presenten efectos nocivos. Estos materiales también se encuentran en productos a partir de almidón.

 

 

 

 

 

 

 

VENTAJAS

 

 

DESVENTAJAS

Los plásticos oxo-degradables se degradan hasta convertirse en agua, dióxido de carbono y algunas veces biomasa inerte compatibles con el medio ambiente

 

 

 

El proceso de degradación continuará aunque el plástico se encuentre enterrado o guardado en algún cajón

 

 

Pueden ser asimilados de manera segura dentro del flujo de desechos orgánicos

 

 

Su costo ha disminuido considerablemente, y actualmente es mucho más económica que las bolsas de bioplástico

 

 

 

Existen también otros tipos de plásticos degradables:

 

  1. 5.      Alifáticos: Plástico degradable que utiliza poliesteres alifáticos. Sin embargo, de la misma forma que los plásticos a partir de almidón, dependen de una actividad microbiana alta para degradarse.
  2. 6.      Foto – Degradables: Estos se degradarán cuando se expongan a la luz del sol, pero no se degradarán si se depositan en rellenos sanitarios, vertederos, cloacas o cualquier lugar oscuro.
  3. 7.      PHA ( polihidroxialcanoato): Un miembro de la familia de los poliésteres descubierto en 1925, es creado directamente a partir de microorganismos, y es -éste sí- totalmente biodegradable. Desde entonces han aparecido otros tipos de bacterias que también lo producen, así como el PHB (polihidroxibutiratos), uno de los primeros en ser comercializado. Los PHA pueden ser moldeados, fundidos y conformados como los plásticos derivados del petróleo, y tienen la misma flexibilidad. Son manufacturados con el nombre de Biopol en Europa por el ICI y PHBV en los EE.UU… Hoy por hoy son demasiado caros para el empleo en botellas de bebidas refrescantes o en bolsas de plástico, pero la producción masiva abaratar los precios.
  4. 8.      PLA (polilactato): Es una de las opciones más interesantes. Se conforma mediante la polimerización del ácido láctico, y nuevos métodos comercialmente atractivos para la polimerización directa están siendo recientemente investigados; de hecho se piensa que el ácido láctico se convertirá en la más importante materia prima en el entorno de los plásticos no derivados del petróleo

 

DEGRADACIÓN vs. BIODEGRADACIÓN.

Dentro de los nuevos tipos de bolsas, están aquellas que se elaboran a base de  fibras vegetales (y que destacan por su alto costo económico), y que son biodegradables, y están aquellas que son de polietileno y que mediante aditivos químicos  (prodegradantes)  cambian la composición del plástico, las cuales son sólo degradables. Estas últimas tienen muchas críticas por ecologistas y grupos científicos, al argumentar que no se conocen los efectos que esta descomposición química puedan generar. Las bolsas que se fabrican con materiales que contienen dichos aditivos, reciben frecuentemente el nombre de oxibiodegradables (también oxobiodegradables), pero dado que no hay hasta el momento consenso a nivel internacional que se produzca el proceso de biodegradación total cuando se encuentran en el medio ambiente, es necesario reconsiderarlo. La denominación correcta sería oxidegradables/oxodegradables hasta tanto se pueda demostrar fehacientemente lo anterior, ya que sólo se ha constatado que se degradan perdiendo propiedades mecánicas, tornándose frágiles y fragmentándose en pequeñas partículas.

 

CÓMO SE PRODUCE EL PROCESO DE OXODEGRADACIÓN

La oxo-biodegradación es un proceso de dos partes: en la primera se degrada el plástico en pequeños fragmentos al entrar en contacto con el oxígeno, calor o luz ultravioleta. Estos fragmentos son hidrófilos y absorben humedad, creando el ambiente propicio para el desarrollo de microorganismos naturales. En la segunda, estos microorganismos devoran las moléculas de los materiales oxidados generando la biodegradabilidad y produciendo agua (H2O), dióxido de carbono (CO2) y biomasa. Todo el proceso dura alrededor de 120 días dependiendo de la cantidad de aditivo que se emplee, generalmente no excediendo su uso en más del 3%.

 

CRÍTICAS OXO DEGRADACIÓN

La biodegradación es la transformación de las macromoléculas del plástico, mediante la acción de microorganismos, en pequeñas moléculas que forman parte de los ciclos de la naturaleza: agua y dióxido de carbono (más metano en caso que la biodegradación tenga lugar en un medio anaeróbico.

La biodegradación se determina midiendo la producción de dióxido de carbono en un ambiente controlado, donde se dispone compostaje con un 10% de plástico a biodegradar. La norma europea EN 13432, que determina cómo debe realizarse este ensayo, consigna además la necesidad de evaluar si quedan residuos en el compostaje que pueda afectar el normal crecimiento de plantas o lombrices de tierra. Los plásticos OXO DEGRADABLES no pasan esta norma y por eso son rechazados por algunas organizaciones.

TALLERES Y GRUPOS ECOLOGISTAS

El cambio de costumbre hacia un uso responsable de los embalajes plásticos, es lo que proponen diferentes grupos ecologistas del mundo. El uso de las antiguas bolsas de malla, o la vuelta de las bolsas o changuitos de décadas atrás, es la solución más eficiente desde lo ecológico.  Por ejemplo, en algunas panaderías de Buenos Aires, se otorgan descuentos a aquellas personas que lleguen al comercio con una bolsa propia. Evitan así que el comercio entregue nuevas bolsas de polietileno

Costo bolsas degradables

Hay que destacar que el precio de los plásticos degradables no es un impedimento para su uso. El costo de las bolsas degradables es de aproximadamente 25% más que las bolsas de polietileno de alta densidad (PEAD) que hoy se entregan. La bolsa que se entrega hoy cuesta 2,5 centavos, la degradable 3,15 centavos. Una mínima diferencia para un gran avance ambiental.
En nuestro país actualmente se fabrican bolsas plásticas degradables. Todos los grandes proveedores han manifestado estar en condiciones de fabricarlas. La fabricación de los degradables no afecta las maquinarias, ni la mano de obra, ni la materia prima base de la fabricación de bolsas plásticas de alta densidad que actualmente se usan. Sólo requiere del agregado de un aditivo durante el proceso de extrusión de la bolsa que rompe los enlaces carbono-carbono. Esto determina el inicio de la oxo-biodegradación.

Empresas licenciadas por Res para la producción de embalajes d2w en Argentina

  • Inplex Venados (Buenos Aires)
  • NECHO S.A
  • PoliNoa (La Rioja)
  • Multibag (Martínez, Bs. As)
  • BolsaFilm (Parque Industrial, Pilar, Bs. As)
  • Poli-Flex (Bs. As)
  • Super-Bol (Bs. As)
  • Plásticos La Rioja
  • DALE PLAST (Tierra del Fuego)
  • PB Plásticos Blanco
  • Mapsa (Red de sucursales: Cba, Rosario: Bv. Avellaneda 139 bis, 341 4351146 mapsarosario@hotmail.com, Misiones, Bahía Blanca)
  • Antártida
  • AYR PLAST ARGENTINA
  • Rosario Polietileno: Sadi Carnot 5840 – Rosario – Santa Fe – Argentina, 0341- 461-9223 / 0341- 464-5119 / 0341 – 411-8543)
  • La Española
  • Plásticos del Sur
  • INPLA: Venini Norte 155, Pergamino, 02477 441230/1)
  • Natalfilm
  • UTIPOL (Scalabrino Ortiz, Bs. As)
  • Envases flexibles (Bs. As)
  • LP S.R.L (Río Negro y Bs. As)
  • Carlos González (Haedo, Bs. As)
  • Termoplástica San Rafael
  • Envapol envases (ENVAPOL ENVASES SRL- Rosario. Teléfono (0341) 431-8905. Bv J F Segui 4051 – – Rosario)
  • Dahepa S.R.L (Bs. As)
  • FlexoPlast
  • Wordplast S.A (La Tablada)
  • SevenPLast (morón)
  • Star Bags (Pergamino)
  • Polimer
  • Indusnort
  • Plastimi (Posadas, Misiones)
  • Papeleno (Córdoba)
  • Multicapa
  • Neopol (Capital Federal)
  • IMBO
  • A
  • KARPE S.R.L (BUENOS Aires)
  • ITER (Cap Federal)
  • OSADAS
  • Caryplas S.A (Buenos Aires)
  • Bergamini (Recreo, Santa Fe)
  • Flexofilm (Buenos Aires)
  • Ayreon S.A (Buenos Aires)
  • Bolsaplast (Misiones)
  • Polyfilm (Bs. As, entregas al interior del país en 48 hs)
  • Bet-el
  • Grandiplast
  • Poly-bel (La Rioja)
  • Embolsar
  • Quifran S.A
  • NTT (Capital Federal)
  • Plástico Solaro S.R.L

ROL DE LOS GOBIERNOS

La Respuesta de los Reguladores puede ser:

  • Colocar e incrementar metas de reciclaje (EE.UU)
  • Favorecer algunos empaques sobre otros con fijación de impuestos preferenciales
  • Exigir a la industria esquemas de retorno (EE.UU)
  •  Prohibición de productos plásticos (Bahamas, Mauritius, Bangladesh, San Francisco, Barbados, Escocia, India, Sudáfrica, Irlanda, Sri Lanka, Malta, Taiwán, Francia (2010), Italia,

Brasil, Londres)

  • Plástico degradable o biodegradable

 

 

ENFOQUE MUNDIAL DE LA PROBLEMÁTICA

Desde hace algunos años, en diversos países se han comenzado a tomar medidas con respecto a la disminución de las bolsas plásticas y al reemplazo por productos biodegradables.

En varios países de Europa, las bolsas plásticas que entregan los supermercados en las cajas registradoras están restringidas, y se cobran aparte. También algunas venden bolsas re-usables (los casos de las cadenas Tesco y Asda), y otras, como Sainsbury, ofrecen dinero para caridad por cada bolsa reutilizada. En otros casos, esos empaques son biodegradables o utilizan bolsas de papel reciclable. Por ejemplo, en Reino Unido, la cadena Co-op y Musgrave entregan bolsas plásticas biodegradables.

Irlanda fue pionera en la toma de medidas para combatir el problema de las bolsas plásticas. El gobierno de ese país implementó, en 2002, el PLAS TAX, un impuesto del 20% sobre las compras, que se aplica a los usuarios de bolsas plásticas. El efecto positivo fue inmediato: el consumo de bolsas cayó en un 90% y se recaudaron millones destinados a programas de reciclado. Sin embargo, el Gobierno Irlandés perdió en ese momento la oportunidad de incentivar o imponer el cambio a la oxobiodegradabilidad o bioplásticos. Así se lo hizo saber el Comisionado para el Medio Ambiente de los Estados Unidos, Margo Wallstrom, en una carta al Irlandés Avril Doyle el 16 de Febrero del 2002 “Sería consistente con el espíritu de las políticas y las legislaciones de la Comunidad Medioambiental si un estado miembro que esté aplicando impuestos sobre las bolsas plásticas decidiera adoptar también un incentivo tributario para las bolsas biodegradables.”

Escocia siguió los pasos de Irlanda en 2004, igual que el resto del Reino Unido e Israel.

Las bolsas de nylon también están gravadas en Italia y Bélgica. Los clientes deben pagar dichas bolsas en SuizaHolanda. España, Noruega y ahora el Reino Unido están considerando la idea de prohibirlas o gravarlas con impuestos. Medidas similares se aplicaron en Australia, donde se está debatiendo su prohibición, aunque el estado de Australia del sur, que incluye a la ciudad de Adelaide, ya prometió prohibir las bolsas descartables gratis antes de fin de año.

Alemania ha adoptado, de acuerdo con la enmienda de la ley de embalajes, que todos los embalajes con certificación (embalajes biodegradables de acuerdo con DIN EN 13432) estarán exentas, hasta 2012, de la tasa de reciclado, independientemente de la base de materia-prima utilizada.

China anunció, aparentemente por cuestiones de contaminación, la prohibición de las bolsas de nylon más finas y la imposición de gravámenes a las otras.
En Taiwán se cobra impuesto por las bolsas, y las ciudades de Dhaka, Bangladesh y Mumbai, en India, las prohíben para evitar que se tapen los desagües y se produzcan inundaciones durante la temporada de monzones.
Alguna vez llamada, con humor, “la flor nacional”, las bolsas de nylon fueron prohibidas en Sudáfrica ya en 2003; las más gruesas pagan impuestos. Algunos países de África, como  Kenia, Tanzania, Uganda  y Ruanda aplicaron medidas en 2008 aprobaron leyes que prohíben el uso de bolsas plásticas.

 En EE.UU., la ciudad de de San Francisco adoptó un  texto que prohíbe a las cadenas de supermercados y farmacias proveer a sus clientes bolsas plásticas para sus compras. Éstos se verán obligados a cambiar sus bolsas por otros materiales como papel, tela, o bioplásticos; sin embargo los grupos ecológicos objetaron las bolsas de papel porque consideran que el problema ahora se verá reflejado en un mayor corte de árboles.

Oakland y California prohíben las bolsas de nylon y promueven los bolsos reutilizables.

En el resto del estado, se les pide a los supermercados que reciban y reciclen las bolsas. Iniciativas similares de recoger y reciclar las bolsas están siendo estudiadas en Nueva Jersey y Maryland. En Nueva York, los negocios y cadenas comerciales estarán obligados a colocar en un lugar central recipientes para bolsas de plástico, que deberán llevar una inscripción para alentar a los clientes a devolverlas para su posterior reciclado
En Colombia, “La 14 y El Dolarazo” son las primeras cadenas del país en ofrecer a sus clientes bolsas plásticas biodegradables en sus puntos de pago. Un proyecto de ley de la senadora Parody busca generalizar esta tendencia en todo el país. Ya en la isla de San Andrés se ha prohibido el ingreso de plásticos que no sean biodegradables.

En Brasil, Chile y Ecuador también avanzan proyectos legislativos en este sentido.

 

EXITOS Y FRACASOS DE LOS GOBIERNOS

Lisa Mastny es directora de proyecto de consumo del Worldwatch Institute de Washington. Opina que las PROHIBICIONES buscan evitar que las bolsas de plástico ingresen al medioambiente a manera de basura, pero la mayoría de las legislaciones fracasa llegado el momento de promover alternativas más sensatas como las bolsas de tela.
En EE.UU. la oposición a prohibiciones e impuestos de parte de minoristas y de la industria del plástico ha llevado a la opción de la DEVOLUCIÓN Y EL RECICLAJE que ayuda pero hace poco por cambiar el comportamiento del consumidor, que sigue llevándose la misma cantidad de bolsas de siempre.
Hay medidas más efectivas, según la funcionaria, como los ESQUEMAS IMPOSITIVOS de Irlanda, llamados PlasTax. Allí las bolsas pagan un impuesto de 22 centavos de euro, y el uso disminuyó 95 por ciento. Irlanda recientemente elevó el impuesto para combatir el resurgimiento del uso de las bolsas de plástico. Aparentemente, funcionó.
Pero Keith Christman, vicedirector de packaging del American Chemistry Council and Progressive Bag Affiliates de Arlington, Virginia, opina que las prohibiciones y los impuestos “no son el enfoque adecuado”. Dice que dichas medidas fuerzan a los minoristas a volcarse a las bolsas de papel, cuya fabricación y distribución consumen más energía y liberan más gases invernadero que las de plástico.
Además, añadió, 92 por ciento de los consumidores vuelven a usar las bolsas de plástico como bolsas de residuos. De no haber bolsas gratis en los comercios, el consumidor se vería forzado a comprarlas.
En Irlanda se apuesta a promover el RECICLADO DE LAS BOLSAS PLÁSTICAS y ya se ha logrado un éxito considerable. En 2006, se reciclaron 368 millones de kilogramos de bolsas de plástico, 24 por ciento más que en 2005. Las bolsas son reconvertidas en nuevas bolsas y usadas en materiales para cercos y pisos.

INICIATIVAS EN ARGENTINA

 

1)      MENDOZA: Mendoza es la primera provincia en la que se sanciona una ley de bolsas ecológicas (ley N° 7.319 a fines del 2004). Sin embargo, aún no se ha podido implementar por cuestiones técnicas, por lo que algunos funcionarios han pedido una prórroga.  Ahora se trabaja en un proyecto más amplio de cuidado del medio ambiente. Es la primera provincia que tiene proyecto para incentivar productos biodegrabables (como Brasil  y Chile)

 

2)      POSADAS. El Concejo Deliberante posadeño aprobó (en Octubre de 2008) un proyecto de ordenanza para ir sustituyendo en los comercios de la capital misionera, en forma paulatina, el uso de las bolsas de polietileno por envases degradables. La norma establece el 1º de julio de 2009 como fecha inicio del programa.  El proyecto aprobado se refiere al programa “Reducción de la utilización de bolsas de polietileno o similares”, que está compuesto por una serie de medidas definidas por la Municipalidad y a implementarse en los comercios.
A partir del 1º de julio de 2009 los comercios que operen dentro del ejido urbano de Posadas, podrán entregar únicamente dos bolsas de transporte de polietileno por cliente. En caso de que sea necesario entregar mayor cantidad de envases, los mismos deberán ser bolsas de material biodegradable, papel reciclado, o similar, bolsas de malla reutilizable, etcétera, previamente autorizadas por la Municipalidad.
A partir del 10 de enero de 2010 los comercios podrán entregar únicamente una bolsa de polietileno o similar por cliente, debiendo ser las restantes de material biodegradable, bolsas de papel reciclado, de malla reutilizable o similar, autorizadas por la comuna.
A partir del 10 de julio de 2013, “quedará prohibido para todos los comercios o entidades que desempeñen tareas o actividad comercial en el ámbito del ejido urbano de la ciudad, entregar bolsas de polietileno o derivados similares, debiendo ser reemplazadas por envases de papel reciclado, bolsas de malla o aquellos que la Municipalidad considere no perjudiciales para el medio ambiente”.
También establece que los negocios que comercialicen productos cuya descomposición arrojen líquidos, sean semisólidos o que por sus características no puedan ser contenidos en envases de papel reciclado o similar, deberán utilizar otro tipo de envases previa autorización de la comuna. 
 La Municipalidad habilitará un registro de comercios o entidades que, por las características de su actividad, no pudieran eliminar el uso de envases de polietileno. En tanto, los comercios o entidades que adopten voluntariamente el sistema de gestión de reducción de envases podrán ser beneficiados, por la Municipalidad, ad referendum del Concejo Deliberante, con un porcentaje de descuento del pago de la tasa de industria y comercio.

 

3)      SAN ISIDRO. El 31 de Julio de 2008 se publicó  la Ordenanza Nº 8366, promulgada por Decreto Nº 1599, que  expresa la prohibición de la entrega de bolsas confeccionadas con materiales que no reúnan las características biodegradables, oxibiodegradables, hidrodegradables, o cualquier otro tipo similar para el transporte de la mercadería adquirida por los clientes en los locales denominados o clasificados como supermercados, hipermercados, shoppings, y comercios mayoristas o minoristas en general. Los consorcios, industrias, comercios y la administración pública en general, y en particular la administración municipal deberán utilizar para la disposición de sus residuos bolsas que reúnan las características de “degradables” a fin de fortalecer los objetivos establecidos en la presente Ordenanza. Se establece un plazo máximo de dos años, a partir de la sanción de la presente, como período durante el cual los locales anteriormente detallados deberán implementar los cambios. Para la confección e impresión de inscripciones en bolsas de cualquier tipo deberán emplearse sustancias y materiales de características no tóxicas que respeten las normas ambientales vigentes.

 

4)      PROVINCIA DE BUENOS AIRES (Septiembre 2008). Ley 13868

 

5)      COMODORO RIVADAVIA ordenanza 8227/05, a partir de la cual, paulatinamente desde que entró en vigencia, los comercios fueron sustituyendo las bolsas de polietileno en las que normalmente entregaban sus mercaderías y productos. Y los comercios deben disponer de envoltorios “ecológicos” con opciones tales como tela o material biodegradable.

 

6)      MERLO Ordenanza Nº 1106

 

7)      EL CALAFATE ordenanza municipal (la Nº 1.018/06),

 

8)      EL BOLSÓN. La medida, rige desde el 1 de enero del 2006, y prevé la sustitución de las bolsas de polietileno por otras de papel, rafia y fiselina. Cajones y cajas de cartón, son puestos a disposición del cliente que lo prefiera.

 

9)      SALTA

 

10)  CÓRDOBA: La Cumbrecita, 29 Enero. Desde el primer día de febrero, en la comuna de La Cumbrecita quedará prohibida la utilización de bolsas no reciclables (de nailon o similares). A la vez, ya se encuentran disponibles para la venta las bolsas de tela cuya adquisición pueden ser gestionada a través de la Dirección de Turismo local.

 

11)  Tucumán: La ordenanza sancionada por los ediles establece su reemplazo por bolsas de papel o bien otros elementos biodegradables y será aplicada durante 2009

 

PROYECTOS EN ROSARIO

1)     Radicalismo

Quieren bolsas de papel y no de plástico en los súper rosarinos

El concejal Jorge Boasso impulsa un proyecto cuyo objetivo es lograr que los supermercados y comercios rosarinos utilicen bolsas de papel, y no de plástico. En vez de prohibir la utilización de estos últimos elementos, el edil propone que se grave con una “tasa ecológica” a los comercios que utilicen bolsas que dañen el medioambiente, mientras que los que se sumen a la movida quedarán exentos.

 

“Para confrontar esta problemática y lograr la sustitución de las bolsitas de plástico por otras de material biodegradable, se han encarado dos tipos de soluciones a nivel mundial: prohibirlas o gravarlas, ambas de la mano de campañas de concientización”, explicó. “Algunos lugares como Francia, Italia y San Francisco (California) o Caleta Olivia, Calafate, Usuhaia, Comodoro Rivadavia y la provincia de Mendoza en nuestro país, ya existe legislación que tiende a prohibirlas. En otros como Irlanda, Alemania, Reino Unido, Suecia y Hong Kong cada bolsita de plástico tiene un impuesto que ronda los 0.22 euros”, detalló.

En este marco, Boasso presentó un proyecto que crea la “eco tasa” o “tasa ecológica” que grava a los comercios que entreguen bolsas de plástico a sus clientes. “Los comercios que no las utilicen, no estarán alcanzados por la tasa, y quienes, a pesar de utilizarlas, las combinen con bolsas de materiales biodegradables, podrán descontar el costo de estas últimas del pago de la tasa”, planteó.

Lo recaudado se utilizará para mejorar el sistema de recolección y tratamiento de las bolsitas de plástico. Esto incluye la realización de campañas de concientización tendientes al consumo responsable, reutilización, reciclado y adecuada disposición de las mismas, mediante difusión de mensajes y distribución gratuita de bolsas reutilizables.

Boasso sugirió, además, que antes del dictado de cualquier norma se invitara a los diversos representantes de todos los sectores involucrados a analizar las implicancias totales de un cambio de estas características, que no implica únicamente la sustitución de un material por otro, sino que trasunta tambien un cambio de comportamientos en quienes las utilizamos.

2)     Partido Justicialista    

Bolsas ecológicas: para Miatello, el proyecto no es la mejor variante
El edil por el PJ entiende que la iniciativa que impulsa su par radical es mucho más onerosa y genera otro tipo de daño ambiental. “La mejor opción es la de utilizar un material que sea oxibiodegradable”, expresó.

Miatello destacó que las bolsas de papel cuestan cuatro veces más que las de plásticos, por lo que entiende que su proyecto de colocar bolsas dematerial oxibiodegradable es mucho más viable.

El concejal, Osvaldo Miatello, dijo esta mañana que el proyecto de su par Jorge Boasso es mucho más oneroso que el suyo, aunque reconoció que es un tema a discutir.

El proyecto que impulsa Boasso tiene por objetivo lograr que los supermercados y comercios rosarinos utilicen bolsas de papel, y no de plástico.

En vez de prohibir la utilización de estos últimos elementos, el edil propone que se grave con una ‘tasa ecológica’ a los comercios que utilicen bolsas que dañen el medioambiente, mientras que los que se sumen a la movida quedarán exentos.

Por su parte, Miatello destacó que las bolsas de papel cuestan cuatro veces más que las de plásticos, por lo que entiende que su proyecto de colocar bolsas con material oxibiodegradable es mucho más viable.

“Además de ser más caras, hay que tener en cuenta que el papel se hace en base a la destrucción de bosques, por lo que se genera otro daño ecológico. A mí me parece que las bolsas de papel no son la mejor variante”, destacó Miatello.

También se mostró muy confiado en cuanto a que su proyecto pueda ser aprobado, al destacar que tuvo muy buena aceptación entre los concejales oficialistas y entre los empresarios supermercadistas.

 

3)     Socialismo

 
El concejal socialista Edgardo Falcón presentó un proyecto de ordenanza denominado “Rosario del Bicentenario: Ciudad libre de bolsa contaminantes” que apunta a cambiar los hábitos que permitan dejar de lado las famosas bolsitas.

Falcón considera que “el combate para corregir la vieja pauta cultural debe ser integral y masivo”, para después aclarar que “cuando hablamos de pauta cultural, nos referimos al hábito, al uso extendido de estas bolsas que son entregadas, generalmente, en las cadenas de supermercados, y otros locales comerciales, y que los consumidores después reutilizan para la deposición final de los residuos domiciliarios, ramificando la proliferación de estas bolsas y haciendo crecer geométricamente las dificultades que deviene del uso de las mismas”.

La propuesta incluye la prohibición de la producción, venta y entrega gratuita de bolsas plásticas no biodegradables en todo el ejido de la Municipalidad de Rosario. Además, incluye la realización de campañas de  difusión mediante la entrega de bolsas reutilizables y biodegradables, y folleteria entre los clientes de dichos establecimientos. Las bolsas serán diseñadas con motivos relativos a la empresa que las entrega e incorporarán la leyenda: “2010 – Rosario del Bicentenario: Ciudad libre de bolsas contaminantes”.

Entre otros considerandos, el proyecto de ordenanza establece que “las grandes cadenas de supermercados implementarán un sistema de puntajes vía tarjetas de socios, etc., o, en su defecto, la emisión de bonos con beneficios, para aquellos clientes que vuelvan a realizar sus compras con las bolsas reutilizables entregadas con anterioridad o con otras formas de acarreo de mercadería que reúnan las mismas cualidades, de manera que estos, obtengan un reconocimiento extra en los programas de fidelización que de por sí las grandes cadenas ya están llevando a cabo”.

También obliga al Departamento Ejecutivo Municipal a implementar campañas de difusión y sensibilización, acerca de la utilización de bolsas de plástico biodegradables para la deposición final de residuos domiciliarios, junto a las campañas ya existentes como Separe, Convivir Rosario, etc. Y además, incluye multas: “La producción, venta y/o entrega gratuita de bolsas no biodegradables será penada con multa de $100 a $ 15.000 y/o de comiso de la mercadería y/o clausura de hasta 30 días”.

Otro de los puntos es el impulso de créditos diferenciales por cuidado del medio ambiente para la reconversión de la industria del sector (plástico), así como la búsqueda de convenios con organismos nacionales de tecnología y ciencia para capacitar al personal en el manejo de nuevas formas de producción.

El proyecto presenta una estrategia que combina la acción del estado como contralor, a la vez que como impulsor de las soluciones para lograr el equilibrio necesario

Según destacó el edil en un comunicado de prensa, “las bolsas producen continuas dificultades al obstruir los desagües pluviales afectando la calidad de vida de la población, especialmente después de las lluvias, además contribuyen al calentamiento global y su incineración genera gases que resultan sumamente tóxicos”.

Además, estas bolsas ya son consideradas como uno de los principales factores contaminantes en la ecología urbana, puesto que al no ser biodegradables, acarrean problemas para la flora y fauna de la ciudad, al instalarse en baldíos, árboles, etc. En otro punto de los considerandos, Falcón sostiene que “la comprobación fehaciente del daño ambiental que provocan, resultó en el hecho de que en algunos lugares se ha comenzado a implementar medidas tendientes o bien a disminuir su impacto o bien tendientes a su prohibición definitiva, llegando en la actualidad ha convertirse en el principal blanco de las asociaciones de cuidado del medio ambiente”

 

 


[1] Cabe aclarar que el papel transparente de celofán que se utiliza para envolver y empaquetar también se fabrica con la fibra de celulosa de la madera. Por lo tanto, el celofán es biodegradable, no contamina los alimentos y tarda en desintegrarse entre uno y tres años, a diferencia del plástico común, que tarda siglos en desaparecer

[2] Hay estudios que han comprobado que se pueden leer diarios y revistas enterrados en dichos rellenos luego de decenas de años de publicados, y que productos orgánicos como alimentos, se encontraron también intactos.

 

[3] La bolsa puede ser guardada en un cajón cerrado que igual desaparecerá con el tiempo.